El hidromiel en el cine

 

Nos alegra conocer cada día cómo el hidromiel ha tenido un papel protagonista en la historia, en la vida y costumbres de muchísimas culturas, y que ha sido utilizado por sus propiedades y elegid como una de las bebidas más representativas de todo un imperio.

Nos encanta descubrir que la existencia del hidromiel es poliédrica y que su presencia aspira más allá de convertirse en una bebida identificativa de una determinada etapa histórica.

Tanto es así que basta con indagar un poco, con tener una mentalidad de descubrimiento, para observar que el séptimo arte se ha dejado seducir por este tipo de elemento capaz de reconciliar enemigos y atraer a nuevos socios de batallas.

A lo largo de la vida del cine, el hidromiel ha tenido algunas intervenciones destacadas. Hoy, para que puedas comprobarlas por ti mismo/a, las vamos a ir viendo.

 

El hidromiel de Tuck

 

Si nos paramos a ver con detalle la tan aclamada cinta de Ridley Scott “Robin Hood”, observaremos que uno de los personajes más queridos por el espectador, concretamente el fraile Tuck, es más que un aficionado del hidromiel pues le rinde homenaje en cuanto tiene ocasión. De hecho, son algunas las ocasiones en las que se le puede ver cuidando de las abejas para obtener de ellas la rica miel con la que elaborar la bebida hidromiel.

En otro minuto de la cinta, uno de los acompañantes de Hood pregunta al propio Fraile por algún lugar donde poder degustar cualquier bebida. El bueno de Tuck no duda en indicarles dónde, no sin antes cobrarles una cantidad por dejarles probar su tan preciada hidromiel, llegando incluso a decir a modo de broma que es “La bebida que santifica al hombre”.

 

Visibilidad en la gran pantalla

 

No es de extrañar, pues, que con la popularidad de la tan exitosa serie “Vikingos” y de películas sobre historias nórdicas, tanto existentes como las que están por llegar, la visibilidad del hidromiel siga ganando enteros y llegando a oídos y paladares muy dispares.

Sin ir más lejos, uno de los actores con más fama que tenemos en España, Antonio Banderas, ya nos mostró el hidromiel en la gran pantalla, de la mano de sus compañeros los guerreros nórdicos a los que se une en “El Guerrero Nº 13”.

Aprendemos con esto que en el cine se estudia hasta el mínimo detalle por acercar historias lo más cercanas posible a testimonios y documentaciones de naturaleza histórica pero también ficticia.

Por supuesto, nos encantará seguir viendo en el cine a personajes de todas las culturas antiguas, a ver el cuidado que dispensaban a sus invitados y el modo en que consideraban al hidromiel bebida de agasajo y homenaje para invitados de toda clase y condición social, ya sean hobbits, frailes, vikingos o magos.

¿Sabéis de más series o largometrajes donde se haga visible el hidromiel? Cuéntanoslo y podremos seguir nutriéndonos de conocimiento.

¡¡Salud!!