Kubb, el ajedrez vikingo

Kubb, el ajedrez vikingo

 

¿Habéis oído hablar sobre el Kubb? Es un juego de puntería, el cual se practica con piezas de gran tamaño (como bolos), pero de peso reducido ya que están hechas de madera. Se empieza diseñando una superficie rectangular con 4 estacas utilizadas para delimitar la zona. La medida de ésta debe ser 5 metros de anchura y unos 8 metros de largo, aunque esto llega a variar dependiendo de la dificultad que se quiera o de los experimentados que sean los jugadores.

Se dice que este juego se originó en tierras suecas, concretamente en la era de los vikingos. Aunque puede ser que dicha afirmación no sea nada más que una estrategia de marketing de los fabricantes de este juego, cuya popularidad aumenta cada día más.

También está la teoría de que el Kubb sea una variante de otro juego surgido en una etapa anterior a nuestros antepasados nórdicos. Incluso en el antiguo Egipto se practicaba algo parecido, como una mezcla entre jabalina y ajedrez. Curioso, ¿verdad?

A pesar de estos datos, se ha demostrado en diversas ocasiones que el Kubb se jugaba en lugares como Noruega, Suecia y Escocia, donde precisamente habitaban los vikingos.

 

Las piezas del Kubb

 

  • El Rey: un rectángulo de Madera de unos 30 cm de alto con una base cuadrada de 9x9 cm.
  • 10 kubbar: rectángulos, también de madera, con una base cuadrada de 7x7 cm, y de 15 cm de alto. En singular, kubb, y su plural kubbar, son las piezas que dan el nombre al juego.
  • 6 cilindros de madera, llamados kastpinnar, de unos 30 cm de largo y 4 cm de diámetro.
  • 4 estacas, para delimitar el campo de juego.

El rey siempre se coloca en el centro para así dividir el campo en dos mitades iguales. Los 10 kubbar,5 para cada equipo, se colocan de pie frente a las del otro equipo y a la misma distancia de separación.

 

¿Cómo practicarlo?

 

En el Kubb se juega con dos equipos y en cada uno de ellos pueden llegar a participar de 2 a 12 jugadores. El objetivo es conseguir derribar al rey, pero antes hay que acabar con las piezas del equipo contrario.

Esto se realizará con el lanzamiento de los 6 cilindros de madera (kastpinnar), siempre por debajo del brazo y sin hacerlos rotar, como si de una hélice se tratase. Pero hay que tener cuidado: si uno de los equipos derriba el rey antes de haber tirado todas las kubbar, dicho equipo será eliminado automáticamente.

Los lanzamientos siempre se hacen por turnos y, además, el rey no podrá ser eliminado por el último cilindro que le quede al equipo, si no que el equipo que consiga derribar al rey deberá tener al menos uno de sus cilindros (kastpinnar).

Como podemos ver se trata de un juego muy entretenido y con el cual pasar un buen rato. Cuentan que los vikingos utilizaban este juego de estrategia para resolver algunas de sus disputas. ¡Imaginaros a estos feroces guerreros echando unas partidas al Kubb y degustando un buen hidromiel para resolver problemas!

¿Alguna vez lo has jugado para resolver una discusión con un amigo? ¿O quizá te hemos dado una idea para solucionar vuestros conflictos de manera divertida? ¡Cuéntanoslo!

 

 

Product added to wishlist

Nuestra tienda usa cookies para mejorar la experiencia de usuario y le recomendamos aceptar su uso para aprovechar plenamente la navegación.